Etiquetas

Archivo del blog

viernes, 20 de junio de 2014

Capítulo 76


-No seas tan impaciente, niña…

<<Volví al Distrito 7, allí enterré a Ethan que como no tenia familia descansó junto a la mía.Al funeral asistieron unos pocos entre ellos Annie, Gale, Peeta y Katniss,incluso Tobías estuvo.
Pasaron los días, las semanas… me mudé a mi antigua casa en la aldea de los vencedores. Te resumo la situación, del distrito sólo quedaba viva una vencedora: yo. Los demás habían fallecido en la guerra.  En ese momento sí,estaba sola, pero me negué a caer en una depresión. Estaba triste pero estaba viva. Al menos lo suficientemente viva.
Por las tardes me ponía el regalo de mis abuelos, la caperuza roja, y paseaba por el bosque. No tenía ningún motivo pero lo hacía, seguía teniendo comida en casa y a veces llamaba por teléfono a Annie y Katniss.
Habrían pasado meses desde que llegué cuando decidí ir por primera vez al centro de la ciudad. Quizás, sólo me picaba la curiosidad por saber cómo estaba Caroline o…Christopher. Mi primer y estúpido amor. Me encontré con mi mejor amiga, Caroline que estaba comprando en una tienda del mercado. Cuando me vio tuve miedo de su reacción ¿pasaría de largo? ¿Me daría con la barra del pan? Pero no. Simplemente de la sorpresa dejó caer la cesta donde llevaba la compra y corrió hacia mí con lagrimas en los ojos.
-Estás viva, estás viva- repetía
-Lo sé- le dije mientras le devolvía el abrazo.- Te lo dije, te dije que volvería a casa.
-No me lo puedo creer- sollozó- Tengo tanto que contarte, tienes tanto que contarme. ¿Tienes tiempo?
-Todo el del mundo
Me llevó a su casa y me contó que su primer hijo había muerto, porque estaba en el lugar y momento equivocado, pero su marido estaba bien. A pesar del dolor de aquella pérdida su sonrisa no estaba del todo perdida y el motivo era que estaba embarazada de nuevo. Ella me aseguraba una y otra vez que no habría forma de remplazar al hijo perdido, que siempre lo recordaría y que es un dolor extraño, como si te quitaran un trozo del alma. Luego yo le conté todo, TODO.
Desde ese momento ya no estuve sola, ella venía a casa todos los días salíamos y demás. Pero de Christopher no supe nada, nunca lo vi e incluso aunque le pregunté a Caroline ella me dijo que se apuntó de voluntario para luchar y no supo nada más de él.

Quizás esté muerto, es lo más probable.

Por  verano los habitantes del distrito 7 aprovechan los descansitos del colegio o del trabajo y se bañan en los ríos o lagos del distrito. Por suerte, detrás de la cabaña de mi abuelo hay un estanque enorme de agua tan cristalina que se puede ver el fondo claramente. El caso, que un día de pleno calor me fui a bañarme. Como nadie pasa por allí desde que soy chica,me he bañado desnuda. Un día de mucho calor estaba bañándome cuando oi unos pasos que se iban acercando. Desde lo de Ethan siempre iba armada, porque no habían encontrado a Enobaria ni viva ni muerta. Era todo un misterio y quizás podría volver a por mí. Cogí el hacha que llevaba, el hacha dorada que gané en mis primeros juegos del Hambre y me sumergí en el agua.
Cuando oí y pude ver la sombra de una persona saqué la cabeza y me encontré un chico con rostro sorprendido. Era alto, y muy guapo,con el pelo cobrizo y de ojos tan verdes como el bosque, algo en sus ojos o en su expresión se me hizo familiar. No me salía el nombre, pero estaba segura que lo conocía.  Iba vestido de militar, con la ropa del ejército rebelde que en alguna zonas seguía luchando, con botas altas marrones y una maleta cruzada en la espalda color verde.
Nos quedamos mirándonos varios minutos y el silencio era sólo interrumpido por los pájaros que cantaban a nuestro alrededor.Era incapaz de recordar su nombre.
Como no decía nada, pensé en salir. Y di gracias por tener el pelo tan largo que pude taparme el pecho que era lo único que se veía al intentar alcanzar mi toalla sin salir del agua. Deje el hacha a mi lado por si acaso.
-¿Sabes que mirar a una mujer bañarse no dice nada bueno de ti, no?- le dije- Al menos debería saber tu nombre.- dije poniéndome rápidamente la ropa y la capa roja por encima
-¿Eres tu Johanna? ¿Johanna Mason?- preguntó aún con una expresión de sorpresa mezclada con… ¿alegría? No estaba segura.
-Sí- y al decirlo dio varios pasos y me abrazo
-Te he estado buscando- susurró
-¿Qué haces? ¡Suéltame! ¡No te conozco!
-¿No me reconoces?- dijo dando varios pasos hacia atrás- Soy yo,Christopher

No soy mucho de las que huyen pero en aquel momento quería que la tierra me tragara. Así que empecé a correr totalmente desorientada mientras el gritaba mi nombre detrás de mi pidiéndome que parara.
En los límites del Distrito hay varios acantilados bastante peligrosos, imposibles de caer y sobrevivir para contarlo. Así que cuando llegué me quedé sin escapatoria. Al momento él llegó a mi lado y nos volvimos a mirar
-Escúchame-me pidió
-No quiero, entiéndeme ¡No quiero! Me rompiste el corazón, no confiaste en mí. Iba a morir y me quedé sola. Pensé que me querías, lo pensé de verdad.- casi le estaba gritando.
Estaba realmente cambiado y por desgracia mucho más guapo.
-Desde el momento que nos peleamos cada día que te veía me moría por haberte dicho esas cosas, por haber dudado de ti aunque fuera solo un momento…
-¿Y por qué no me dijiste nada?-le grité
-…por ¿orgullo? No estoy seguro, me avergonzaba de mi mismo. Cuando empecé la guerra y oí que seguías viva no lo dudé y me apunté a la guerra. Tenía que encontrarte y decirte mis motivos, no para obligarte a perdonarme si no que quería tu comprensión. Cuando llegué al Capitolio hace unas semanas me dijeron que no sabían mucho de ti pero que un amigo tuyo había fallecido en el distrito 4 y fui. Allí me dijeron que una pareja fue herida y que el chico murió, pero de la chica no sabían nada. Perdí la esperanza, incluso pensé que habías muerto. Pero volví a casa y me encontré con Caroline la cual me dijo que no sólo te había visto sino que además habías preguntado por mí,y eso me hizo pensar y crearme muchas dudas.
Me miró fijamente:- Dime la verdad, ¿aún te importo?
-Aunque pienses lo contrario, no soy una mala persona y claro que me importas. A pesar de ser el más capullo del distrito.
-No hay excusas para lo que dije, quizás solo era porque estaba celoso. ¿Sabes? Nunca había estado enamorado y verte allí sufrir por otro chico aunque estuviera muerto me descompuso. Fui el más capullo del lugar, pero se lo que siento.
-¿Y que sientes?- ya no le estaba gritando
-Se que te quiero, y sé que es mucho pedir que después de tanto tiempo, después de todo lo que te hice pasar me sigas queriendo.  Por desgracia soy un humano egoísta que no quiere compartirte, que es ese momento no te respeto. Pero quiero que sepas que desde este momento aunque no me quieras ver, estaré ahí siempre para ti. Para todo lo que necesites. Porque te quiero y aunque pienses que estoy loco yo creo en el amor verdadero y se que tu eres el mío, Johanna.

-Estás loco- y resbale al poner el pie mal, pero por suerte él me agarró por la muñeca antes de una muerte segura.

3 comentarios:

  1. QUE BONITO CELIA T.T
    Siempre me había gustado Christopher, iba a odiarte si no acababan juntos pero ohhhhh *-* Es que es muy bonito :))
    Dime que éste no es el final, que hay algo más, aunque solo sean dos líneas por favoooor!!

    ResponderEliminar
  2. Te he nominado a un premio, chequealo aquí http://thg-unaprofesionaldiferente.blogspot.com.es/2014/07/premio-dardos.htm

    ResponderEliminar
  3. ¡Hola Celia!

    Quiero decirte que tu historia la he nominado a la modalidad "Una gran historia" por el premio Maravillas en el país de las historias. Recibe tu premio aquí: http://bouofbrodreamshistories.blogspot.com/2014/07/premio-maravillas-en-el-pais-de-las.html

    ¡Felicidades por tu gran historia y por el premio!
    PD: Te pido encarecidamente que lo des a conocer, y cuando tengas las respuestas pasame el link, me encantaría conocerlas.

    ¡Besos!

    ResponderEliminar